martes, 4 de septiembre de 2007

Bogus

El título podrá remitir a cierto amigo "imaginario" francés, pero no: se trata de un pequeño gatito negro que mi familia y yo adoptamos hace ya una semana.

Hemos tratado de encontrarle un hogar, pero es difícil porque a muchas personas no les gustan los felinos, además de que no es tarea sencilla hallar personas realmente responsables que le den a Bogus el cariño y los cuidados que necesita.

Es juguetón y muy cariñoso, ronrronea la mayor parte del tiempo. A diferencia de Elliot, mi gato desde hace ya siete años, Bogus es bastante obediente y no muerde fuerte (Elliot ha dejado unas marcas muy profundas en mi piel). Cada día que pasa se vuelve más complicado, pues me voy encariñando con él más y más y, a decir verdad, ya no quiero que se vaya... lo único que me preocupa es Elliot, lleva ya tantos años de ser el rey que no creo que le guste compartir su trono.

Amo a los dos gatos, son mis hijitos. Los quiero en igual cantidad pero de diferente manera, tan especial y distinta como cada uno de estos maravillosos seres que llegaron a mi vida de manera inesperada y en momentos poco oportunos, pero agradezco infinitamente que hallan sucedido así.

3 comentarios:

bety dijo...

que onda Mafer??? yo que tú hubiera contado la historia de cómo Bogus llegó a tu casa. cuenta que hace, cosas curiosas, es más interesante así no crees?

hey cómo va periodismo, duro con Felipe??? jajaja lo citaré "dónde esta el CONFLICTO??!!!"

un beso BETY

Eva Regina dijo...

yo también amo a Bogus, es muy platicón, compacto y... tiene ojitos de uva.
Jeje qué bueno que lo incluiste en tu blog.

phe dijo...

A ver... ya entendi la ora entrada... entonces no se murio... espero que le hayan encontrado una casa y por eso lo extrañas... sino... mmm ya no entendi