martes, 19 de febrero de 2008

Una larga noche

Le pedían que no sufriera, que no llorara más, le decían que no había por qué temer. Sin embargo ella tenía miedo, miedo a la soledad, a los encuentros con el pasado, a sus recuerdos...

No quería confesarlo, se negaba a narrar su historia. Cuando por fin lo hizo sintió temor de nuevo: no quería ser juzgada, ni que la trataran diferente: "Sigo siendo la misma, de verdad", dijo con un hilo de voz.

No supo si le creyeron, pero esa era su esperanza. La felicidad que había sentido tan intensamente hacia unos días parecía esfumarse de sus manos por una terrible experiencia de la que no tenía culpa alguna.

Una larga y fría noche de pesadillas... La fe en que mañana será un mejor día es lo que la mantiene con vida. Sueña, añora y desea que algún día pueda olvidar lo sucedido, o al menos que eso deje de hacerle daño. No te alejes, te necesito...


4 comentarios:

Rodrigo Delgado dijo...

SOY EL PRIMERO :-)
Ella tenía miedo de que algo volviera a pasarle a ella, pero también tiene miedo de que le dejen de hablar.

A menos de que ella haya sido la que hizo y provocó lo que paso, cosa que no fue así (ya que por algo tiene miedo al pasado),se podría pensar quedarse sola. Creo que sus amigos entenderían lo que paso y eso evitaría que algo más pasara.

Siempre es bueno desaogarse...

www.rodrigodelgado.com/mxdf

andrea dijo...

salut!!! on va parler en français maintenant! ;)
Bisous et felicitation pour ton petit amie jeje, ciao

Anónimo dijo...

No le temas al pasado... ya fue y no volverà. Vive el ahora, disfrutalo, por que no vaya a ser que por estar pensando en lo que ya pasò, te pierdas de la dicha de los momentos del ahora.

Crickette dijo...

ánimo chica! no temas al pasado, mejor ánimate a enfrentar el presente y el futuro!!!!


p.d. Es bueno sacar las cosas, cuando puedas escribelo o cuéntaselo a alguien!!