domingo, 27 de enero de 2008

Hermoso y triste a la vez

Cierro los ojos y lo recuerdo, lo revivo. Creo que nunca había recibido algo tan hermoso y tan triste a la vez. Durante el momento, no dejó de acompañarme la sensación de que estaba mal, que era algo prohibido, pero fue tan bello que esas ideas dejaron de importar.

Algo tan deseado desde tiempo atrás, un sueño que se repetía noche tras noche se hizo una realidad a medias, porque aunque fue algo mío quizás no vuelva... Es un miedo y una ilusión al mismo tiempo: temor de que no suceda de nuevo, deseo de que pase otra vez. Pero vuelvo a la misma pregunta: ¿será amor?, ¿a quién amas en verdad ahora?

Quisiera, por una vez, que mi nombre fuera la respuesta a ese acertijo que me ha perseguido ya por tanto tiempo. Sólo espero que esa bella experiencia se repita, y que sea con un verdadero significado: ¿quién diría que un detalle tan pequeño puede cambiar tantas cosas?


5 comentarios:

Gerson Obrajero/Tlalocman dijo...

Yo pienso que la vida, como las relaciones están hechas de detalles... y vaya que pesan más y son más significativos que cualquier otra cosa!

Un abrazo! =)

la valedora dijo...

marifer...entiendo que esta es una especia de fuga para ti, un espacio para expresarte, sigo viendo en tus textos tintes de melancolia y tristeza... animate que te quiero...

Anónimo dijo...

Everything will turn pink I know.
I love you and I miss you a lot.

Rodrigo Delgado dijo...

Te aseguro que volverá a pasar... siempre pasa.... creo que cada quien tiene su cada cual...

Chemisse dijo...

¿Qué te puedo decir a más de un año de que escribiste esto?. Well, That's our song.

Now I'm the one who wants to runway with you, now I'm the one who wants to give you everything.

Ich liebe und vermisse Dich!